Nuestra historia

La Masonería es una sociedad fraternal que admite a todo hombre de buena reputación, sin distinción de raza, religión, ideal, político, o posición social, exigiendo únicamente que posea un espíritu filántrópico y el firme propósito de buscar la autorrealización.

Así empezó

Las primeras Logias de las que se tienen noticias en Perú, durante nuestra independecia, lo hicieron bajo la jurisdicción del Gran Oriente Nacional de Colombia. Tras la disolución de la Gran Colombia por la crisis política de 1828, las Logias del Perú creyeron que con la Gran Colombia había desaparecido también el Gran Oriente Nacional de Colombia. Por eso consideraron necesario formar una logia independiente para la República del Perú.

Fue así como 9 ilustres hermanos se reunieron bajo la presidencia de Don José María Monzón, ex Capellán del

Ejército Libertador, y el 02 de noviembre de 1830 fundaron el Supremo Consejo del Perú, recayendo en el Gral. Domingo Tristán el cargo de Soberano Gran Comendador. El 23 de Junio de 1831 se fundó la primera Gran Logia del Perú, siendo Tomás Ripley Eldredge el Gran Maestro.

El 11 de agosto de 1831 se cambió el nombre a Gran Oriente Peruano, y trabajaron, tanto el Supremo Consejo como el Gran Oriente Peruano, armónicamente en el Rito Escocés.

Mira el siguiente vídeo y conoce más de nuestra historia

El caos político que imperó en el Perú el año de 1833 obligó al cierre del Supremo Consejo del Perú y del Gran Oriente Peruano (GOP), así como al abatimiento de columnas por 12 largos años, de las 7 Logias existentes.

El GOP se reorganizó en julio de 1852 con el nombre de Gran Oriente Nacional del Perú. Ese mismo año aparece en el Perú el Rito de York.

En noviembre de 1859 la GLNP albergaba 13 Logias numeradas del 1 al 13. Dos semanas después, se incorporan 5 Logias más. Con el transcurrir de los años, nuevas Logias iban apareciendo

y otras desaparecían. Antonio de Souza Ferreyra, Soberano Comendador del Supremo Consejo del Perú inició y promovió la Convención de Lausana, la cual estableció dos normas muy importantes, orientadas a poner orden en la jurisdicción de cada país. Se estableció la demarcación territorial de cada consejo supremo. Esta Convención se realizó en setiembre de 1875 con la participación de 22 Supremos Consejos del mundo.

El Supremo Consejo emite un Decreto que fue el detonante para la formación de la Gran Logia Del Perú.

El 12 de diciembre de 1881, la Logia Virtud y Unión Nº 3, presidida por Julio F. de Iriarte cursa a las Logias Simbólicas de la jurisdicción una Plancha en la que les pide su apoyo para la formación de la GLP.

El 21 de diciembre de 1881 las Logias Orden y Libertad Nº 1, Orden y Libertad Nº 2, Virtud y Unión Nº 3, Parthenon Nº 7 Y Kosmos Nº 12, cursaron una solicitud colectiva pidiendo la formación de la GLP.

El 05 de marzo de 1882 son convocadas a una convención de las Logias de la República que previamente habían acordado la organización

y el establecimiento de una Gran Logia de Antiguos Libres y Aceptados Masones para la República del Perú.

15 hermanos de esas logias dan inicio a la organización de la GLP trabajando en forma continua por 14 días, suspendiendo y reabriendo los trabajos; así formulan la constitución, estatutos, diseño de sellos y eligen al Primer Gran Maestro de Masones del Perú.

La ceremonia de declaración de apertura de la GLP se dio a cargo de su presidente Julio F. de Iriarte.

Entre las primeras potencias masónicas extranjeras que reconocieron a la GLP fueron la Gran Logia Provincial del Escocia-Edimburgo en mayo de 1882, la cual, tras la Convención de Lausana, se retiró de nuestro país para que la GLP pudiera ejercer plenamente sus funciones y derechos. Algunas de las Logias que estaban supeditadas a esta Logia escocesa como Honor y Progreso N°479, Kosmos N°515, Arca de Noé N°521 y Regeneración Fraternal N°522 solicitaron una petición colectiva para ingresar a la GLP, la cual fue aceptada para cada una.

Ese mismo mes se constituye la primera logia fundada por la GLP, la cual se denominó Luz de Guayas N°10. En junio de 1882, recibió el reconocimiento de la Gran Logia de Nueva York y, a partir de 1883, se empezó a recibir el reconocimiento de otras grandes potencias masónicas del mundo.

Esta es una historia resumida del cómo y por qué se fundó la GLP, única potencia masónica con autoridad para gobernar y administrar a todas las Logias Simbólicas del Oriente del Perú.

SUBIR